About me.

Mi foto
Venus
soy la ola de un océano en calma; y vivo la vida de color azul.

Todo el tiempo que me dedicáis (:

Esta soy yo, tímida, ingenua, reservada... Pero sólo cuando no me conoces, porque, cuando lo haces, descubres que estoy loca, paranoica, que me lío yo sola, pero que me gusta mi forma de vivir. Quiero muchísimo a mi gente, y sé perfectamente sin quiénes no puedo vivir. Paso de la gente y de sus opiniones sobre mí, porque a quién no le guste, que mire para otro lado, ¿queda claro? No me gusta la gente mentirosa, que se creen superiores a los demás, a los que dan no dan oportunidad de conocer a alguien y pasan de ellos y dicen cosas a sus espaldas sin conocerlos ni saber nada de ellos (experiencia propia), los que hablan mal por detrás de la gente y luego les sonríen a la cara como si nada (sí, también me ha pasado). Mi sueño es viajar a Londres, y a ser posible, conocer a McFly, también ser periodista y escritora, ya que me encanta escribir. También odio a la gente que van de amigos y luego te dan la espalda y pasan de ti como de la mierda (típico, ¿verdad?). Ah y otra cosa, quién le haga daño a la gente que quiero, que se vaya preparando para morir.

Este es mi sueño, y lo pienso hacer realidad.
Porque es que nadie debería decirnos que no escribamos aquello que queremos escribir, que no soñemos aquello que queremos que se haga realidad, que no hagamos aquello que necesitamos hacer. Aquí estoy para decir que voy a seguir mi propio camino sin que nadie ni nada se interponga en él. Sólo yo y nadie más.

- ¿Jugamos a un juego? + ¿Cómo se juega? - Quien se enamore antes, pierde. + Entonces ya me has ganado .
The love is a dream that we can wish together.
Pasado por todo aquello que te hizo caer, te da la suficiente estabilidad como para mantenerte de pie.

lunes, 25 de junio de 2012

No siempre podemos.

No siempre podemos avanzar, también tenemos que retroceder para rectificar nuestros fallos.
No siempre podemos olvidar, mas que nada porque siempre queda un recuerdo que permanece intacto.
No siempre podemos perdonar, pues siempre hay alguien que nos ha hecho tanto daño y de la que no queramos saber más en nuestras vidas.
No siempre podemos abandonar, también hay que levantarse y repetir las cosas miles de veces hasta que salgan.
No siempre podemos discutir, ni con el mundo ni con nadie, porque hay veces en los que tenemos que sonreír.
No siempre podemos llorar, pues hay momentos en los que alguien te hace sacar una sonrisa.
No siempre podemos sonreír, pues existen los malos momentos aunque siempre debemos llevarlos con una sonrisa.
No siempre podemos amar, pues hay veces en los que odiamos, aunque debemos evitar esos momentos.
No siempre podemos hablar, porque hay momentos en los que no hace falta decir nada.
No siempre podemos odiar a los que amábamos, porque si alguna vez lo quisimos su recuerdo queda en nuestro corazón, y en nuestra memoria; pero tampoco podemos amar a los que odiábamos, sencillamente porque entonces nunca le habíamos odiado, simplemente intentamos decirle a nuestro corazón que no se enamore.

sábado, 23 de junio de 2012

A tu lado.

Un chico llama a su novia y le pregunta dónde está, cuándo ella le responde:
- De camino al lugar que me lleve a tu lado ♥.

lunes, 11 de junio de 2012

Destino.

Destino. ¿Qué decir de ti destino? A veces creo que no sabes por dónde llevas la corriente, por dónde intentas llevar a la gente. Parece mentira que creamos en el destino todas aquellas personas que peor lo hemos pasado, o que, creemos pasarlo peor. ¿Sabes destino? tal vez nunca te agradecí que le cruzaras en mi camino, porque estuve demasiado distraída pensando en él, y en todo realmente. Como hemos pasado por tantas cosas. El destino me lleva, y yo le dejo llevar, porque si una vez me unió a él, ¿quién no dice que lo vaya a poder volver a hacer? Destino. Suena como a una montaña rusa en la que estamos apunto de caer, o una gota de agua que va cayendo lentamente, hasta que encuentra lo que busca, un sitio dónde despejarse, dónde evadirse. Destino, ¿crees en los finales felices? ¿Crees que son reales? Destino, ¿algún día estaremos como aquella vez, aquellos recuerdos, aquella magia? ¿Será como aquella vez? Destino, te estoy esperando, espero tu respuesta, necesito saberlo todo, saber que hay de mí, que de él. Destino, déjame ir con él, déjame que me acerque hasta su corazón, hasta su alma, y su mente...Ya iré a su mente. Destino, no nos alejes, yo no puedo volver a separarme de él, no de aquella manera, no me dejes engañarme a mí misma pensando en que no le necesito, que no le quiero. Porque tú y yo sabemos que no es así.

Yo también pienso qué...

- La gente no está sorda, sino que le gusta dar por culo.
- Llorar es absurdo, pero inevitable.
- Que la felicidad sólo la encuentras cuando estás con alguien a quién verdaderamente quieres y que también te quiere a ti.
- Que su risa también me contagia.
- Que no puedo parar de sonreír como una tonta cuando pienso en él, ¿pero sabes qué? Que tú tampoco.

I love when you say 'I love ya'.

- ¿Sabes qué?
+ ¿Qué?
- ¡Te amo!
+ ¿Qué?
- ¡Qué te amo!
+ ¿Qué?
- ¡Qué te amo! ¿Estás sordo o qué?
+ No, es que me encanta cuando me lo dices.

Tenemos que luchar por aquello que queremos.

Muchas veces parece que sólo vivimos de sueños, pero en parte es así. ¿Quién no ha pensado nunca, <<quiero ser esto...>>, <<quiero ser esa persona...>>, <<quiero tener eso...>>? Y no nos damos cuenta de que no nos conformamos con lo que somos o lo que tenemos. Y es que es cierto que "no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita". Es cierto que podemos tener sueños, querer ser alguna profesión de mayor, o tener lo que tiene alguien que deseas tener. Pero esos sueños se ganan, no se consiguen sólo pidiéndolas, sino luchando por ellas, y ganarlas como un premio, como el final. Así que ya sabemos que no tenemos que pedir las cosas, ni a gritos ni con palabras, tenemos que ir nosotros a por las cosas no esperar a que ellas vengan a nosotros. Porque por muchos sueños que tengamos tenemos que tener claro que el que no lucha, no gana. Fuera comodidades, fuera pedir las cosas como si fuesen gratis, es hora de ganárselas, de ir a por ellas, de ir a por todas. De no dejar guiar por la comodidad, ni dejar pasar oportunidades. Llegó la hora de dejar de pararse a cada metro del camino que recorramos e ir hacia la meta de un tirón, sin descansar. Porque si descansas acabas pensando que hay cosas que no las vas a ganar. No dejes a tu mente pensar en eso, sino a tu corazón seguir el camino, cumplir tus sueños.

¿Entiendes?

Una cosa es que me no me importe que la gente me critique y digan cosas de mí, y otra que no me duela. Porque aunque en la vida hay cosas que es mejor alejarlas de nosotros siempre quedan ahí, y son inevitables. Lo mejor que podemos hacer es enfrentarnos a ellas, y no huir de la realidad, porque nos van a estar persiguiendo siempre. Y es que, por muy difícil que sea, nunca debemos tirar la toalla, por mucho que nos cueste. Y aunque parezca que todo va en contra nuestra, ¿qué malo tiene volverlo a intentar? Si al fin y al cabo, son nuestros problemas, y para que no se complique todo aún más, debemos resolverlos. Aunque parezca que siempre hay que estar luchando, también tenemos un tiempo para nosotros, para alejarnos de la realidad, de los problemas. Y que no mejor para hacer eso que estar con aquellos que te importan y a los que les importas, los que siempre están ahí en tu camino para cuando te caigas ayudarte a levantarte, y no dejar nunca que te quedes tirada, evitando volver a caminar. Esas personas son las que no te critican, las que te apoyan, las que de verdad te quieren y nunca debes dejar ir. Y es que por más extraño que sea el motivo, nunca debes dejar de ser feliz y de sonreír.

domingo, 10 de junio de 2012

Si tú puedes, yo puedo.

Escucha lo que te digo amor, que esto no te lo dice el mundo entero, sólo yo. Que sólo tú puedes crear versos con cada palabra que dices. Que sólo yo puedo morirme de felicidad al ver una sonrisa dibujada en tu rostro por mí. Que sólo tú puedes hacerme más feliz que a nadie. Que sólo yo puedo volar al cielo con cada beso tuyo. Que sólo tú puedes amarme como yo quiero. Que sólo yo puedo reír con la cosa más tonta que digas. Que sólo tú puedes crearme ilusiones, sueños y esperanzas. Que sólo yo te voy a saber amar como nadie lo hará nunca, porque tú eres el amor de mi vida, y jamás podré cansarme de repetirte que te amo más que a nadie, porque eres la persona que quiero tener todos los días a mi lado. Que sólo tú puedes y podrás, vivir conmigo sin que te diga ''no'' a nada, porque con una sonrisa y una caricia tuya, y con un beso, puedes hacer que sonría como una tonta, y una inocente, sólo con eso, puedes conseguir que caiga a tus pies, y hacerme sentir tonta. Tonta, pero feliz.

Eres la estrella que me dio esperanza.

Tú eres la estrella de mis sueños, la que me enseñaste que, lo que no te mata te hace más fuerte. La que permaneció en mis sueños, estando cerca o lejos. A la que siempre le importé, pero yo no supe valorarlo. A la que tanto critiqué, por pensar que no supiste apreciarme como debiste. La que en sueños te pidió un beso tuyo. A la que tanto puedes querer, sólo si sabes lo que valgo, y siendo tú, conseguirás volverme a enamorar. Y siendo yo, ya me habré enamorado. Eres la estrella que hace brillar mis noches nubladas. Eres el sol que hace que mi día a día brille hasta hacerme feliz. Eres tú, esa estrella que me hizo no perder nunca la esperanza, luchar por le que quise, y seguir haciéndolo por todo aquello que quiero. Eres tú esa pequeña guía que consigues, no sé como, hacerme pensar que vale la pena vivir, y sólo por ti. Eres tú, y nadie más. La esperanza que yo tengo de seguir adelante, las alegrías que tú me das, no me las da nadie. Los momentos de risas y de ilusiones, eres tú quién me las da, y el único que puede quitármelas. Eres tú, y sólo tú, mi propia, única, y personalizada esperanza.

Infinito por infinito igual a NOSOTROS.

Una vez le preguntó un chico a su chica:
- ¿Qué quieres?
Y la chica le respondió:
+ ¿Qué que quiero? Quiero estar entre tus brazos, soñar que vuelo en ellos. Quiero alcanzar tus labios, y sentirme con ellos en el cielo. Quiero volar entre las nubes, siempre a tu lado y sin volver jamás. Quiero que me ames tanto, que des tu vida por mi. Quiero acariciar tu preciosa tez, respirar tu aire, sentir como no puedo respirar cuándo estás cerca. Y tú, ¿qué quieres?
- Lo mismo que tú, pero multiplicado por infinito ∞.

Pide un deseo, el mío eres tú.


Sólo tengo un deseo, uno único.
Es estar a tu lado, estar entre tus brazos.
Es que me quieras tanto, tanto como para dar tu vida por mí.
Es que me ames más, más que a tu propia alma.
Pero pese a todo, y ante todo,
mi único deseo eres y serás tú.
Despertarme cada mañana sabiendo que estás ahí.
Sabiendo que amas, que tú también me deseas.
Sabiendo que eres tú, y nadie más,
que no has cambiado ni lo harás.
Porque mi deseo es esa especialidad
que tienes para hacerme sonreír,
para hacerme reír,
para hacer que todo mi cuerpo se estremezca,
que todo mi estómago sea un prado de mariposas,
que todo mi corazón sea un bombeo acelerado,
que no cesa ni soñando, ni durmiendo.

sábado, 9 de junio de 2012

Tarde me di cuenta, pero lo hice, al fin entiendo esta historia.

Hoy me he dado cuenta de que nunca te deje de amar pese a todo. De que por muchas veces que me contradije a los te quiero que te dije nunca mi corazón se dio por vencido para demostrarme que me equivocaba, y que nunca te pude dejar de querer.
Sé perfectamente que siempre lo voy a hacer, porque eres la persona que quiero tener toda mi vida a mi lado, y no lo digo por decir, no lo digo porque solo te quiera, sino porque eres especial. Eres esa clase de persona con la que siempre me apetece hablar, porque siempre me haces sentir bien, porque tú sabes como hacerme reír.
Tú me enseñaste a amar, me enseñaste a querer, a buscar en el interior, porque siempre hay algo bueno. Me ayudaste a sentir, a creer en que dejar pasar el tiempo es necesario, y esperar lo inesperado también. Porque nunca sabes cuando va a llegar aquello que buscas, y siempre es mejor dejar que venga, aunque siempre haya de dar un pequeño tirón de la cuerda. Hay que luchar por lo que quieres, aunque sea difícil conseguirlo, y sí, eso también me lo enseñaste tú. Otra cosa es que siempre tienes que ser tú mismo, porque me he dado cuenta, de que siendo yo misma, es como mejor puedo luchar.
Y por último, pero no finalmente, ni tampoco menos importante, es que he de conocerte bien, como para saber que, nunca me vas a abandonar, y que vas a estar ahí siempre.

Perdí entender que te quería a más no poder.


He perdido la razón y no la encuentro,
he perdido el amor y no lo siento,
he perdido tantas cosas que,
que ya no sé donde cayeron.
Y ahora que te siento,
te siento más cerca,
aún más desde aquella vez
en la que me llamaste amor,
en la que me hiciste creer,
que me amabas.
Ahora empiezo a entender,
que más tiempo tuve que dejar pasar,
pero eso no significa,
que no te vaya a conseguir pronto.
Porque quiero morir a tu lado.

viernes, 8 de junio de 2012

Volviste.

Ya no sé que pensar, que decir, que opinar. Ya no sé que creer, que sentir. Ya no sé siquiera si tengo que saber algo. Tú has conseguido volver a mi vida de la manera más extraña pero a la vez bonita del mundo. Has conseguido rallar me, no saber que pensar, ni saber que sentir, sin saber nada sigo, pero creo que hasta vale la pena, simplemente porque has vuelto a mi vida. Creí que eras como los demás, un mentiroso, un cobarde, un aprovechado, pero adoro equivocarme y saber que eso no es verdad, que no es como yo creía. Añoraba tantas cosas, tantos recuerdos, y tantos buenos momentos pasados contigo, aunque solo hayan sido como amigos. Y ahora deseo no desaprovechar ningún momento que tenga para pasarlo a tu lado.
- Tengo que contarte algo, pero júrame que será nuestro secreto.
+ Te lo juro.
- ¿Seguro?
+ Tanto, que te lo juro porque me muera ahora mismo.
- Entonces ve haciendo las maletas porque ya lo has contado.
+ ¿Enserio?
- Desde aquella vez que me dijiste te amo.
+ No te entiendo.
- Quiero decir que desde aquella vez que me dijiste te amo, y que me prometiste un para siempre, has conseguido enamorarme tanto que en vez de sentirme a 3 metros sobre el cielo, me siento en las nubes, volando junto a un ángel, y ese ángel, eres tú.
No sabes muy bien lo mucho que puedes querer a alguien hasta que lo conoces.